ban blog1

Blog

Mantenimiento de equipos de protección frente a incendios: los extintores
23
Noviembre

Mantenimiento de equipos de protección frente a incendios: los extintores

Disponer de un extintor en el edificio de viviendas o de oficinas resulta vital para evitar que una emergencia se convierta en un hecho de consecuencias irreversibles. No obstante, para que un externo suponga un elemento de seguridad y protección frente a incendios debe cumplir con los requisitos mínimos establecidos en la normativa.

¿Qué indica la normativa sobre mantenimiento de extintores?

En primer lugar, todo los equipos deben identificarse con el marcado “CE”, resultante de la transposición de una Directiva de la UE, que indica que cumple con los requisitos esenciales de seguridad europeos. El extintor debe situarse en un lugar visible, de fácil acceso y en las zonas de mayor riesgo. Hay que evitar colocarlo detrás de cortinas, muebles o en el interior de algún cajón, ya que puede ser muy inaccesible en caso de urgencia. La vida máxima de un extintor son 20 años desde su fabricación, siempre y cuando haya pasado todas las revisiones. El mantenimiento de extintores debe hacerse conforme a las tablas I y II del Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios recogido en el Real Decreto 1942/1993, por el que se aprueba que el mantenimiento de los extintores debe cumplir con la siguiente normativa:

Cada tres y seis meses, se realizará por el personal del titular de la instalación, una comprobación visual del estado general del extintor. Cada año, debe pasar una revisión de mantenimiento por parte de personal especializado del fabricante o de un instalador autorizado. En esta revisión se realiza una verificación de la accesibilidad, conservación, seguros, precintos, inscripciones, manguera, estado de carga (peso y presión) y de las partes mecánicas (lanza, boquilla, válvula). Cada cinco años, se someterá al extintor a una prueba de presión o retimbrado.

Toda instalación que cumple con las exigencias del Reglamento de instalaciones de protección contra incendios  se justifica mediante un certificado de un organismo de control y se identifica mediante la colocación de la correspondiente marca de conformidad a normas.